viernes, 23 de marzo de 2018

LA PASCUA PARA VIVIR EL VOLUNTARIADO (y 6)


LAS CASTAÑUELAS de PASCUA

La alegría de la Pascua debe ser una característica de la fe cristiana. El Papa Francisco todo lo envuelve en alegría: la alegría de la fe, la alegría del evangelio, la alegría del amor, la alegría de conocer el proyecto de vida de Jesús…hay que vivirlo todo más alegre que unas castañuelas.

Es Pascua y festejamos el triunfo de la vida de Jesús donada por amor que nace en nosotros por las aguas del bautismo. Es Pascua y los gestos pequeños se agrandan: la levadura fermenta la masa, el grano de mostaza se hace un árbol gigante, la brisa del viento vence al huracán arrasador, la semilla cae en buena tierra y da el ciento por uno. La nueva humanidad empieza ya a hacerse realidad. Es para estar alegres como unas castañuelas o mejor: alegres como unas PASCUAS. Recordando los temas anteriores te los resumo de la siguiente manera:   

-Que resuene la alegría de la fe como unas castañuelas por haber vivido el voluntariado que protege como una PARAGUAS y que da apoyo y acogida a otras personas, incluso para bailar bajo la lluvia ante las dificultades.

-Que suenen las castañuelas por la alegría de haber vivido el voluntariado dando la vuelta a tantas situaciones que estaban del revés, como cuando das la vuelta al CALCETÍN para corregir el error.

-Que suenen las castañuelas por haber vivido la alegría del voluntariado como el MOLINILLO DE VIENTO dejándote mover por el viento del Espíritu irradiando los grandes ideales.

- Que resuene la alegría de las castañuelas porque gracias a tu voluntariado muchas personas que se sentían perdidas como el BARQUITO CHIQUITITO, aprendieron a navegar por los mares de la vida superando dificultades de no saber navegar.

-Alegría de castañuelas porque tu voluntariado te hace ser como una CAMPANA que resuena comunicando a los cuatro vientos la victoria de la vida de Jesús resucitado y convocando a la comunidad a celebrarlo en la eucaristía en su más alto nivel.

Enhorabuena por haber llegado a la pascua para seguir viviendo el voluntariado durante todo el año con la alegría de seguir a Jesús como unas castañuelas.

¿Con qué frase de las castañuelas te quedas?

Escribe tus reflexiones.

¡Felices pascuas!

Tino Escribano Ruiz.



viernes, 16 de marzo de 2018

LA CUARESMA PARA VIVIR EL VOLUNTARIADO (5)


LA CAMPANA

El voluntariado es como una CAMPANA en sus diferentes modalidades: las hay de iglesia, la hay de reloj, las hay de cocina y también las hay muy “listas” que distribuyen valores. Mira a ver cuál es la tuya.

 -CAMPANA DE LA IGLESIA: convocan, anuncian, celebran. El Voluntariado animado por la fe acompaña la vida a través de las diferentes etapas del crecimiento: infancia, juventud, toma de decisiones, alegrías, tristezas, esperanzas… Hay muchos sitios en tu parroquia donde puedes ejercerlo.

-CAMPANA DEL RELOJ: marcan las horas. El voluntariado marca tu manera de ser las 24 horas del día. Este voluntariado es una vocación que se vive incluso cuando piensas que no estás haciendo nada. Se ejerce donde tu persona está presente y habla de tu generosidad aunque estés en silencio.

-CAMPANA DE COCINA: Tiene la función de atrapar gases y extraer grasas en combustión, libera de malos olores y ambientes cargados de toxicidad especialmente en investigaciones de laboratorio. El voluntariado crea ambientes favorables para la buena convivencia y dignidad de las personas. Hay muchas oportunidades empezando por la casa.

-CAMPANAS DE NAVIDAD: transmiten alegría, ternura, suenan a regalos, anuncian la paz, generan ilusión, ganas de vivir. El voluntariado favorece todo eso y mucho más porque continúa siempre regalándose aunque se acabe la navidad. Hay muchas ONG donde te puedes inscribir.

-CAMPANA DE GAUSS: es la campana ”lista” porque se utiliza en las universidades y  ambientes académicos para la distribución de datos que se han obtenido tras investigaciones profundas. En el dibujo de un gráfico, en forma de campana, se distribuyen los valores obtenidos según corresponda a niveles bajos, medios y altos… en el voluntariado siempre obtienes el nivel más alto.

¿TE APUNTAS AL VOLUNTARIADO?  La campana anuncia el mensaje del voluntariado en la vida de cada día. Celébralo en la eucaristía con la comunidad. Llévalo como ofrenda junto a la de Jesús. Todo se multiplicará para extender su sonido salvador por los cuatro puntos cardinales del planeta.  Que tu voluntariado suene para que otras personas caminen contigo hacia la Pascua con el resucitado.
¿Qué campana eliges para orientar tu voluntariado?

Escribe tus reflexiones.

¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.

viernes, 9 de marzo de 2018

LA CUARESMA PARA VIVIR EL VOLUNTARIADO (4)


EL BARQUITO CHIQUITITO


 HABÍA UNA VEZ un barquito chiquitito que no sabía
navegar… ¡Cuántas veces has cantado esta canción a tus hijos y nietos, pero la historia termina muy mal. Permitidme que utilice esta canción para hablarte del voluntariado y del secreto para que no naufrague nunca más.

-UN BARQUITO CHIQUITITO: era muy débil y frágil en medio de las olas del mar. Necesitaba apoyos. Quien vive el voluntariado sabe que es como un barquito chiquitito pero…

-QUE NO SABÍA NAVEGAR: si no eres el mejor, si no estás preparado si no has aprendido a navegar poco futuro tienes en una sociedad tan competitiva. Quien vive el voluntariado estudia constantemente en la universidad de la vida y sabe que se aprende con la sabiduría del corazón.

-PASARON MUCHAS SEMANAS… muchas personas van picoteando de acá para allá sin pararse a pensar, esperando que venga el hada madrina a resolverlo todo. Quien vive el voluntariado se arma de constancia y cada segundo de la vida es una oportunidad para aprovechar el tiempo.

-Y AQUEL BARQUITO NAUFRAGÓ… la nada conduce a la nada. Vivir sin objetivos es perder el rumbo. La vida sin pensamientos altruistas está abocada al naufragio. Quien vive el voluntariado ve la situación y hace algo para no caer en el naufragio.

 -PERO CON AYUDA, AQUEL BARQUITO NAVEGÓ. Cuántas situaciones y personas que parecían perdidas han salido a flote gracias a la tarea de quienes viven el voluntariado desde diferentes asociaciones humanitarias, tanto civiles como religiosas. Siguen siendo barquitos pequeñitos pero con la fuerza de su generosidad enseñan a otras personas a navegar.

¿TE APUNTAS AL VOLUNTARIADO? Y aquel barquito navegó… es el triunfo del voluntariado en la vida de cada día. Es el triunfo de lo pequeño por encima del poder del dinero. El voluntariado es una forma de vivir abierto al mundo en amistad con el universo, porque el barquito está en el agua que conecta con todos los continentes. Celébralo en la Misa uniendo tu voluntariado a la ofrenda y consagración de Jesús. Aprende a hacer tú lo mismo para caminar en esta cuaresma hacia la Pascua con el resucitado.
¿Qué frase del barquito eliges? Escribe tus reflexiones.

¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.



viernes, 2 de marzo de 2018

LA CUARESMA PARA VIVIR EL VOLUNTARIADO (3)


EL MOLINILLO DE VIENTO

¿Te acuerdas cuando jugabas con un molinillo de viento? Es
tan fácil de manejar que con un pequeño empuje gira sin parar. Permitidme que utilice este objeto para hablarte del voluntariado y del secreto que hace girar las aspas de tantas buenas personas. Mientras fabricas tu molinillo te propongo que reflexiones siguiendo estos pasos:

-UN CUADRADO de papel: el molinillo tiene su forma precisa y muy sencilla, pues comienza siendo un cuadrado. El voluntariado tiene rostros de personas concretas y puedes ser tú con la sencillez que te caracteriza.

-MARCA y CORTA LAS DIAGONALES del cuadrado dejando un espacio en el centro: el molinillo necesita una armonía. El voluntariado necesita unas pautas y criterios firmes para ejercerlo adecuadamente.

-ESCRIBE EN CADA PARTE palabras buenas para ayudar a los demás: son tus buenos deseos, incluso puedes colorearlo. El voluntariado promueve la belleza de grandes ideales y objetivos que dignifican a las personas.

-REÚNE LAS ASPAS AL CENTRO clavando un alfiler a un palito: cada aspa va junto a otra. Se necesita unidad. Hay un eje que las sujeta para no ir a la deriva. El voluntariado es trabajo en equipo. Es unión de fuerzas y deseos. Es sentirte protegido por la institución que te respalda. Es comunicación con los demás.

-MUÉVETE A UN LADO Y A OTRO: ya tienes hecho el molinillo. Solamente falta moverse. Tienes que ser tú el motor de ese molinillo. El voluntariado hace mover las aspas de tu corazón haciendo realidad los mejores deseos. Te sorprenderá si te ofreces para ayudar.

¿TE APUNTAS AL VOLUNTARIADO? El molinillo se mueve con la fuerza del viento. En el voluntariado cristiano hay que dejarse empujar por el viento del Espíritu. Hemos recibido sus dones para compartirlos. Celébralo en la Misa uniendo tu voluntariado a la ofrenda y consagración de Jesús. Con el voluntariado descubrirás que el Espíritu de Dios da vueltas dentro de tu corazón para caminar en esta cuaresma hacia la Pascua con el resucitado.

¿Qué parte del molinillo eliges? Escribe tus reflexiones.

¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.





viernes, 23 de febrero de 2018

LA CUARESMA PARA VIVIR EL VOLUNTARIADO (2)

LOS CALCETINES

 Dar la vuelta al calcetín es una expresión que indica un
interés por cambiar aquello que está del revés y que hay que mejorarlo. Valga esta sencilla expresión para hablar del voluntariado como intento para darle la vuelta a muchas situaciones de la vida que están del revés.  Te animo a pensar en ello abriendo tu cajón de los calcetines.

-EL CALCETÍN NEGRO Y EL CALCETÍN BLANCO: con el voluntariado se pueden transformar situaciones que parecen irreversibles: la simbología de lo oscuro representa los desarreglos sociales y personales pero pueden transformarse con la limpieza de una vida transparente con el voluntariado.

-LOS CALCETINES DE DEPORTE: con el voluntariado se adquiere un concepto de la vida en plan lúdico pero serio porque se realiza con espíritu de superación, de esfuerzo, de exigencias por llegar a la meta  y de ayudar a otras personas sabiendo que donde no llegan tus fuerzaza se llega con el apoyo del equipo.

-CALCETINES DE INVIERNO: Con el voluntariado se combate el frío de la soledad por el calor de la compañía, la tristeza se corrige con la alegría y el desencanto con el bienestar de la esperanza…

-CALCETINES DE VERANO: con el voluntariado siempre llevas repuestos transpirables para evitar los malos olores de la discordia, la indiferencia, el egoísmo…

-LOS CALCETINES CON AGUJEROS: con el voluntariado se reparan provisionalmente los “agujeros” de personas que pasan por malos momentos de la vida que necesitan ese apoyo preciso, aunque siempre en espera de una solución mejor.

¿TE APUNTAS AL VOLUNTARIADO? Infórmate, piénsatelo, y toma tu decisión para implicarte en alguna asociación de la calle o de tu parroquia. Hay mucho por hacer y te sentirás feliz porque vivir el voluntariado es sentir la alegría del niño que estrena zapatos nuevos con calcetines nuevos, como se decía cuando estas prendas eran todo un lujo.
Celébralo en la Misa uniendo tu voluntariado a la ofrenda y consagración de Jesús.  Con el voluntariado tendrás tus pies bien protegidos para caminar hacia la Pascua con el resucitado.

¿Qué calcetines eliges? Escribe tus reflexiones.

¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.



sábado, 17 de febrero de 2018

LA CUARESMA PARA VIVIR EL VOLUNTARIADO 1


EL PARAGUAS. 

Vivir el voluntariado es una manera de ser buena persona

pues, gracias a la donación del tiempo, haces que otras personas sean felices. Vivir el voluntariado desde la fe cristiana es una manera de amar al prójimo. En la vida no todo lo que brilla se compra con dinero. Las personas que viven el voluntariado, sea cual sea su nivel, convierten su tiempo en oro para que lo humanitario y lo divino brille haciendo un mundo mejor.

Si quieres orientar esta cuaresma para decidirte por el voluntariado, te sugiero estas recomendaciones desde un simple paraguas.

- PARAGUAS ABIERTO: Indica protección de la lluvia. El voluntariado te protege de que  caigan horas y días sin sentido.

- PARAGUAS como BASTÓN: Indica apoyo y seguridad.  Con el voluntariado das apoyo a causas nobles con la seguridad de estar haciendo el bien.

- PARAGUAS SACUDIDO: El voluntariado te enseña a sacudirte de las malas actitudes que paralizan tu persona.

- PARAGUAS como CUENCO: para recoger la lluvia y dejarse empapar por los proyectos que dan vida.

- PARAGUAS como GANCHO: para ofrecerlo como gancho de agarre e invitar a las personas a que se unan al grupo porque en el voluntariado hay sitio para todos.

- PARAGUAS para BAILAR bajo la lluvia: para afrontar las dificultades con alegría, desechando las tristezas pues quien ayuda voluntariamente transmite la alegría del corazón.

¿TE APUNTAS AL VOLUNTARIADO? Infórmate, piénsatelo, y toma tu decisión para implicarte en alguna asociación de la calle o de tu parroquia. Hay mucho por hacer. Para vivirlo desde la fe no tienes que hacer nada raro, haz el bien por amor, sin pedir nada a cambio, con la conciencia de que en tu voluntariado es el Señor quien sigue ayudando al más necesitado. Celébralo en la Misa uniendo tu voluntariado a la ofrenda y consagración de Jesús.  
¡Mójate! Con el voluntariado tu vida será siempre una Pascua con el resucitado.

¿Qué paraguas eliges? Escribe tus reflexiones.
¡Hasta la próxima semana!

Tino Escribano Ruiz.